Resumen de las primarias de Apruebo Dignidad y Chile Vamos

Boric y Sichel, los ganadores de las primarias presidenciales.

Las primarias de las coaliciones Chile Vamos y Apruebo dignidad se celebraron ayer con una histórica participación ciudadana que supera a las del 2013 (las anteriores primarias de mayor participación), en las que se enfrentaron Gabriel Boric y Daniel Jadue, en Apruebo Dignidad, y Sebastián Sichel, Joaquín Lavín, Mario Desbordes e Ignacio Briones, en Chile Vamos.

Tanto Boric como Sichel salieron victoriosos con una amplia distancia en relación con los votos alcanzados por los otros competidores de sus respectivas coaliciones, que se vio desde el principio del conteo bastante marcada, siendo en el caso del candidato del Frente Amplio nunca menor a los 20 puntos porcentuales con respecto al abanderado del Partido Comunista.

El primero en reconocer su derrota fue Ignacio Briones, quien con mucho menos de la mitad de las mesas escrutadas, expresó su apoyo a Sebastián Sichel y lo felicitó por su victoria antes de visitarlo en el comando del ahora candidato presidencial. A él se le sumaron poco después Lavín y Desbordes, y acompañaron al independiente durante su fraternal discurso de victoria, en el que agradeció a sus compañeros uno por uno, especialmente al candidato de la UDI, cuya visión del país, expresó, admira. Añadió además que esta no fue una situación en la que uno gana y los otros pierden, sino que entre todos se lucharía por llevar a Chile Vamos a la presidencia, y que se trataba de un triunfo inesperado para toda la coalición, pues Sichel quedó como el segundo candidato más votado de la noche seguido por Jadue y superado solo por Boric.

En Apruebo Dignidad las cosas fueron ligeramente diferentes, y el reconocimiento de Gabriel Boric como ganador por parte de Jadue se dio a esperar mucho más, aun cuando su victoria era indudable. En medio de problemas técnicos y sobre una tarima destinada a la presentación de músicos y comediantes, el abanderado comunista dio finalmente su discurso, en el que felicitaba al candidato del Frente Amplio, a quien expresó su apoyo en las presidenciales, esto a pesar de los roces que recientemente habían puesto en tensión la relación, con declaraciones en las que, por ejemplo, Jadue responsabilizaba a su compañero de coalición por los presos políticos en el país. Además, el también alcalde de Recoleta se mostró contento con el resultado general de las primarias, en las que la participación ciudadana se había inclinado notablemente hacia la izquierda. Fuera de esto, el discurso se vio fuertemente marcado por un tono reflexivo y autocrítico que hacía referencia a las divisiones al interior de la izquierda e invitaba a la unión.

Sin menciones a una posible aparición en el comando del abanderado de Convergencia Social, el discurso de Jadue llegó a su fin, y poco después, sin esperar a que este apareciera, dio inicio el de Boric, que se caracterizó por una fuerte emoción que parecía por momentos sobrepasar al candidato a tal punto de pedir ayuda a Beatriz Sánchez, quien se encontraba a su lado, para, en palabras suyas, poder expresar en palabras la alegría que sentía. No obstante, su parlamento se vio interrumpido únicamente por los aplausos de la multitud reunida en el comando, y fue muy claro en que se necesitaba redoblar los esfuerzos si lo que se quería era llegar a la Moneda en noviembre. Con una cita de Salvador Allende e invitaciones a perder el miedo a la juventud, finalizó el discurso del también diputado, y poco después se sumó finalmente al comando Daniel Jadue, quien felicitó en persona a Boric por su victoria y dio fin al encuentro con un esperado abrazo fraternal y un canto al que la multitud se sumó en el que proclamaba al frenteamplista como presidente.

El protagonista de estas primarias fue indudablemente Gabriel Boric, quien podría convertirse en noviembre uno de los presidentes más jóvenes de la historia de Chile en pisar la Moneda. Si bien en algunos sectores se afirma que gran parte de los votantes en regiones y comunas tradicionalmente de derecha se votó por Boric en un intento por frenar la posibilidad del asenso de Jadue a la presidencia, las cifras demuestran una diferencia enorme entre los votos alcanzados por las coaliciones que beneficia a Apruebo Dignidad a nivel nacional, que muy difícilmente puede adjudicarse al mencionado voto estratégico, y, aun si así fuera, la magnitud del efecto que este podría tener en los resultados de las elecciones de noviembre no parece ser de mayor relevancia, sin embargo, es algo para tener en cuenta.