Puntos claves de la última Cuenta Pública de Piñera

El pasado martes se celebró la Cuenta Pública 2021 en la que por última vez el presidente dio cuenta al país del estado administrativo y político de la nación mediante su discurso en las instalaciones del Congreso Nacional.

El pasado martes se celebró la Cuenta Pública 2021 en la que por última vez el presidente dio cuenta al país del estado administrativo y político de la nación mediante su discurso en las instalaciones del Congreso Nacional.

A meses de la elección presidencial, en Salón de Honor del edificio del Congreso Nacional en Valparaíso, Sebastián Piñera, luego de un buen tiempo de discreción pública, presentó su discurso en lo que fue la última Cuenta Pública de su gobierno, que contó con una asistencia limitada, por temas de pandemia, a la que se le sumó la abstinencia por parte de la bancada del Partido Comunista a presentarse.

La ceremonia se dio en medio de una jornada de protestas en contra de la administración del presidente, la cual consideran que ha fallado a la ciudadanía y que el mero hecho de celebrar un evento en el que se intenta que el mandatario dé cuenta por el desempeño de su gobierno mediante un discurso es una burla a la nación, pues no existen palabras que este pueda dar que sean capaces de responder ante las denuncias de violaciones a los Derechos Humanos que se han cometido bajo su mandato, y dada su falta de credibilidad, tampoco es posible que se devuelva confianza alguna hacia las promesas de su gobierno. Esto ha dado paso a que se hicieran tendencia distintas etiquetas alusivas a la inutilidad de la Cuenta Pública este año y a la inconformidad de la población con esta, siendo la más popular “#MeteteTuCuentaPorLaRaja”.

Vídeo de las protestas en Valparaíso extraído de Twitter

Puntos destacados de la Cuenta Pública 2021.

Piñera abrió el discurso con una breve reseña histórica de los gobiernos que han pasado por La Moneda y las crisis a las que se han enfrentado, destacando los aspectos buenos y malos de, sobre todo, lo sucedido desde la recuperación de democracia y nombró distintos avances de gobiernos pasados. Acto seguido, entró en la parte del discurso acerca de la administración y el estado político del país, cuyos puntos destacados se mencionan a continuación:

Matrimonio Igualitario.

En medio de menciones a la importancia del respeto al amor en todas sus formas y la responsabilidad que tiene el Estado de garantizarlo, la frase “Ha llegado el tiempo del matrimonio igualitario en nuestro país” fue aplaudida con creces por quienes estaban presentes en el Salón de Honor, y le siguió la promesa de que pondrán urgencia al proyecto que lleva años en el congreso, provocando molestias en sectores oficialistas. Esto ha causado indignación en muchas personas, pues, si bien el hecho de que la cabeza de un partido conservador apoye un proyecto que ellos mismos se han caracterizado en el mundo por atrasarlo puede resultar alentador si se ignoran las claras intenciones de ganar popularidad, el matrimonio igualitario es un tema por el que se le ha preguntado con anterioridad al presidente, a lo que ha contestado que “se viene”, como se puede ver en artículos datan de hasta 2015. Por si fuera poco, la declaración del mandatario ha sido recibida por parte del público como si fuera iniciativa del partido, cuando fue en realidad la expresidenta Michelle Bachelet quien mandó el proyecto al Congreso durante su mandato.

Plan Adulto Mejor.

Uno de los puntos que más fueron mencionados durante el discurso fue el reconocimiento del descuido por parte del Estado hacia las personas de la tercera edad, a lo que el presidente respondió destacando los logros de su gobierno en dicha materia como él asegura que son los múltiples aumentos en las pensiones, y anunciando la creación del proyecto de ley Plan Adulto Mayor, el cual, según el mandatario, aseguraría una mayor y más plena integración de los adultos mayores en la vida de ciudad, en áreas como la cultura, el deporte, la salud, el trabajo, etc. A este plan se le sumaría la Reforma provisional, una segunda etapa de la mejora de pensiones que afectaría a 800.000 chilenos.

La Araucanía.

El presidente abrió este tema aceptando las falencias que ha tenido el gobierno en cuanto a la administración en la Araucanía. “No hemos logrado avanzar como debíamos en el dialogo y en el control de la violencia, el narcotráfico, el terrorismo” fueron sus palabras. Ante esto mencionó la necesidad de reabrir los caminos del dialogo y encuentro, resolver la situación de las tierras y la compra de territorio a comunidades pacíficas. Anunció además el refuerzo al Plan Impulso Araucanía, que se caracterizaría por priorizar la implementación de tecnología 5G y de fibra óptica en la zona, la ampliación del tren Victoria, la incorporación de buses eléctricos y finalmente un Plan Especial de infraestructura, caminos y agua potable.

Con respecto a este tema el mandatario declaró que ninguna demanda puede basarse en la violencia y el terror e instó a la población a apoyar el uso de la fuerza que él califica como “legitimo” y “legal” por parte de las fuerzas del orden.

La Salud.

En un intento por garantizar lo que llamó una “mejor salud”, Piñera anunció un mecanismo regulador de precios que tiene el objetivo de evitar alzas injustificadas que puedan resultar abusivas para los usuarios del sistema de salud. A esto se le suma el proyecto de ley que crea el seguro de enfermedades catastróficas y, lo que fue una de las promesas más ambiciosas del evento, la creación de un Fondo Extraordinario de Salud que cuenta con USD 2.000 millones destinados a la lucha contra el covid-19, garantizar la salud mental, reducir las listas de espera y fortalecer el sistema Hospital Digital.

El Estallido Social.

Un tema que desde sus inicios ha causado polémica y que nace como detractor, entre otras cosas, al gobierno de Piñera, aparece una vez más en boca del mandatario, quien, a pesar de reconocer que hubo muchas muertes durante las protestas, no mencionó a ninguno de los manifestantes fallecidos. Aceptó, sin embargo, que hubo lo que llamó “atropellos” a los Derechos Humanos a los que expresó su rechazo al igual que al uso indebido de la fuerza, lo que resulta contradictorio si se toma en cuenta que fue él quien dijo que “estamos en guerra” al comienzo de la serie de manifestaciones, estado el cual las mismas Fuerzas Armadas desmintieron después. Además, el presidente aseguró que en Chile no hay presos políticos, ignorando, por mencionar solo un ejemplo que desmiente dicha declaración, el ascenso de 84,6% de las solicitudes de prisión preventiva durante el Estallido Social con respecto a periodos anteriores.

Carta de Navegación 2021.

Uno de los últimos puntos de la ceremonia fue el anuncio de la Carta de Navegación de este año, que enumera las prioridades del gobierno durante el resto del mandato en este caso, que son, a grandes rasgos, los siguientes:

  1. Enfrentar y superar la pandemia.
  2. Fortalecer la Red de Protección Social y el apoyo a las pymes.
  3. Promover la recuperación de los empleos y la reactivación de la economía.
  4. Fortalecer el orden público y seguridad ciudadana.
  5. Asegurar el proceso constituyente y electoral democrático, participativo y seguro.

Esta última Cuenta Pública fue sin duda alguna la más polémica del mandato, en la que se puede ver un gobierno que se divide desesperado por recibir la aprobación de la opinión pública tratando de llevar una relación entre reconocer los suficientes errores como para parecer atentos a las demandas de la población y desconocer los suficientes errores como para no parecer tan culpables. No queda más que esperar que las promesas que se dieron durante el discurso sean, contrario a la opinión pública, auténticas y que realmente se haga un esfuerzo significativo por cumplirlas.